Martes, 19 Septiembre 2017

banner-itf-panama

Los días 9 y 10 de octubre se reunieron los inspectores de la ITF del continente americano para desarrollar y coordinar estrategias de campaña contra los buques de banderas de conveniencia, quienes a partir del 12 y hasta el 16 de octubre se unieron al resto del Inspectorado para participar del Seminario Mundial de Inspectores que se lleva a cabo cada tres años.

Su inauguración contó con la participación del Administrador de la Autoridad Marítima de Panamá, Jorge Barakat Pitty, del Ministro de Trabajo y Desarrollo Laboral, Luis Ernesto Carles, así como con la presencia de diversas autoridades de la ITF. La AMP, entidad regente de las actividades marítimas en Panamá, mostró su compromiso con la protección de los derechos y el bienestar de la gente de mar.

Barakat Pitty destacó la importancia que representa para la AMP integrarse a este diálogo, con la finalidad de poder incrementar los estándares de seguridad de los marinos que tripulan los más de 8.000 buques registrados en Panamá.

ITF-Panama-1El administrador de la AMP aprovechó la presencia de los inspectores de la ITF, para dejar claro que "Panamá ya no es una bandera de conveniencia; es un registro abierto, competitivo, con liderazgo y que cumple con altos estándares de seguridad". "Somos signatarios de todos los convenios en materia de seguridad y cumplimos con los requerimientos que implica estar en las listas blancas de todos los controles de puerto a nivel internacional, tanto en Europa como en Asia y América".

Por su parte, Dave Heindel, presidente de la sección de la Gente de Mar de la ITF, expresó que los inspectores "son soldados que persiguen la equidad y la justicia para la gente de mar en todos los puertos del mundo", y que el objetivo del seminario de Panamá, "es el fortalecimiento de todas las acciones de inspección a bordo, facilitar el trabajo conjunto y fortalecer las campañas de la red de inspectores".

Durante el desarrollo del seminario, el jueves 15 se realizó una marcha solidaria para con los trabajadores del Canal de Panamá, quienes reclamaron que no han sido entrenados para el paso de barcos por la nueva vía ampliada, lo cual, afirmaron, es algo "crítico" y "peligroso" para el futuro de la franja interoceánica. Aglutinados en seis sindicatos, se refirieron también a los problemas laborales que enfrentan con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

El secretario general de la Unión de Prácticos del Canal de Panamá, Rainiero Salas, dijo que se van a dar "cambios enormes" con el canal ampliado y que con las nuevas esclusas que se construyen, van a tener la responsabilidad de llevar buques dos o tres veces más grandes, y realizar una maniobra distinta a la que se ha hecho en los últimos cien años.

 

Por su parte, Iván de la Guardia, de la Unión de Capitanes y Oficiales de Cubierta de la ACP y Secretario General y Coordinador de la ITF en Panamá, dijo que está situación "pone en peligro el futuro del Canal" y su expansión. De la Guardia indicó que a "ninguno de los gremios que tienen que actuar de manera directa con el tránsito de barcos se les ha permitido ser entrenado de una manera propia y obviamente tampoco capacitado".

 

 

Los trabajadores del Canal denunciaron, por otro lado, que la administración de la vía interoceánica no hace caso a las peticiones y aspiraciones salariales y de mejores condiciones laborales que plantean los sindicatos en las negociaciones colectivas actualmente en curso. También señalaron que los gremios sindicales se han opuesto a la tercerización o privatización de algunos servicios dentro de la vía acuática por parte de la ACP.

Representantes de los seis sindicatos de trabajadores del Canal entregaron a funcionarios de la Presidencia una carta, en la que le exponen las inquietudes y preocupaciones sobre sus problemas laborales.

La expansión del Canal, prevista para abril de 2016, permitirá el paso de barcos de hasta 12.000 contenedores, el triple de lo actual. El proyecto global de ampliación se inició en el 2007, con un presupuesto de 5.250 millones de dólares, y registra un avance del 93 %, de acuerdo con la ACP.